I CHING responde: la relación México-China

 

Orquídea Fong

El I Ching, el antiguo oráculo, puede responder cualquier pregunta. Pero hay que tener cierta práctica en interpretar la respuesta.

Usualmente, la respuesta abarca mucho más de lo que uno considera al preguntar.

En esta ocasión, nuestra pregunta y la consecuente predicción gira en torno a un tema que a muchos preocupa: la relación entre México y China.

 

¿México podrá mantener con China una relación de respeto, enriquecimiento mutuo y equidad?

 

La respuesta, conseguida mediante el método de las tres monedas, se compone de dos hexagramas.

 

Esto significa que  se nos habla de una situación muy compleja, con diversas ramificaciones.

 

a) Hexagrama 44. El encuentro.

 

Con la SEGUNDA línea móvil. El tema general de este hexagrama es el encuentro de dos elementos, dos personas, dos conceptos, dos países. Es un encuentro que para una de las partes ofrece peligros, ya que existen facetas tentadoras. Pareciera que este encuentro, para México, ofrecía grandes ventajas, pero el I Ching advierte sobre lo insidioso de la situación.

 

El Ir al Encuentro. La muchacha es Poderosa.

No debe uno casarse con semejante muchacha.

Es una situación inevitable. El encuentro, el relacionarse de los dos países es algo que se tiene que dar. Aparentemente, todo era muy sencillo, muy atractivo. Interpretamos que en el pasado, cuando China no tenía la influencia que tiene, era realmente muy atractivo realizar frecuentes intercambios culturales, mercantiles y estudiantiles.

México no consideró el riesgo implicado en la relación con China. Esto lo podemos constatar fácilmente al revisar los años pasados. Se permitió avanzar demasiado las importaciones chinas, mucho más baratas, sin contar con el explosivo crecimiento de las manufacturas baratas de aquél país. Muchas industrias mexicanas se vieron fuertemente afectadas. Podríamos extender esta consideración a otros países del mundo.

Por ello, tardíamente, se han aplicado medidas de protección contra la competencia desleal, se han puesto límites a la cantidad de productos que pueden entrar por las fronteras. Pero el I Ching dice claramente que hubo descuido. No se consideró, en el pasado, que China ofreciera peligro alguno. Parecía “débil e invitador”, algo en lo cual complacerse sin consecuencias.

La persona—en este caso, el país—que era débil, fue tomando fuerza y pronto resultó difícil de controlar. Dice que I Ching que resulta incluso dañino y malintencionado, pero recordemos que estamos interpretando desde la óptica de la conveniencia de México.

Así, pues, se dejó crecer la influencia china de forma perniciosa para México. Esto lo vemos en todas partes: frecuentemente se hacen llamados para “hacer frente a la competencia china” por parte de empresarios que han visto mermar sus ganancias.

La muchacha fuerte y poderosa que menciona este hexagrama simboliza a China en este caso particular. Dicen varias versiones del oráculo que esta muchacha tiene muchos amantes, por eso, tomarla como esposa no es bueno. Es decir, es un país que—como todos los países, en realidad—tiene numerosos frentes de intereses y por ello, no puede ser leal con nadie, más que a sus propios fines. Pero como además es poderoso, se debe tener extremo cuidado y no dejar que avance a ocupar un lugar que no le corresponde (el matrimonio).

De la interpretación del hexagrama y del análisis de la historia reciente extraemos la afirmación de que no se detuvo la avasalladora influencia de China a tiempo para México. Así, nuestro país resultó afectado.

De seguir el consejo, sigue el oráculo, el consultante (en este caso México, pues en su nombre hicimos la pregunta), “verá crecer su influencia por todos los puntos de la tierra”.

Tiempo de encuentros. El príncipe extiende su autoridad proclamándola a los cuatro orientes.

Se han impuesto mecanismos de control del dumping chino, pero no han partido de nuestro país 

Lo que México debió haber hecho era promover acciones para dominar a la ‘muchacha poderosa’. La historia reciente nos demuestra que las acciones realizadas por México fueron escasas e ineficientes. De todas formas, hubo un “príncipe”, es decir, un país líder, que influyó mundialmente para contener las facetas incorrectas de la actividad comercial china.

Línea 2. “Hay un pez en el estanque. No hay qué censurar. No estimula a los huéspedes.

La forma china de construir imágenes y símbolos nos entrega ahora la idea de que la fuerza perniciosa se encuentra contenida, eso es lo que implica la frase ‘un pez en el estanque’. Es un control suave, que no se logró por la violencia. O bien, se está aconsejando que México mantenga la relación con China en un nivel donde todo esté controlado diplomáticamente.

El pez en el estanque—en otras versiones, “en una bolsa”—también habla de una buena presa, un recurso que se tiene a la mano. Ambos significados valen simultáneamente, es decir, la relación con China es para México una ventaja al mismo tiempo que algo que tener bajo estrecha vigilancia y control. Pero no son buenas noticias, ya que se agrega la frase “no estimula a los huéspedes”.

La frase “no estimula a los huéspedes”, es decir, a los que habitan la casa, significa que los mexicanos no se están beneficiando realmente de la relación con China. Esto, dice el I Ching, es culpa de dueño de la casa, del gobierno. El gobierno mexicano no ha sabido manejar la relación con China (ni con otros países poderosos) de forma que el alimento llegue al pueblo. Sin embargo, el oráculo dice que “no hay qué censurar”, lo cual implica que no hay maldad, sino incompetencia, en todo caso.

Hasta aquí el primer hexagrama, el cual nos ha presentado los antecedentes de la situación.

Ahora, en el segundo hexagrama veremos la evolución próxima. No es halagadora, pero tampoco insoluble.

b) Hexagrama 33. La retirada.

 

La Retirada. Éxito.

En lo pequeño es propicia la perseverancia

 

Este es el hexagrama de la retirada estratégica, del hacerse hacia atrás para luego avanzar.

México no está en posición de competir al mismo nivel con China, por ello, lo más sabio es retirarse a zonas de seguridad y hacer crecer el valor interno.

Como país, México debe dejar de intentar “hacer frente a China”, detenerla, vencerla, equiparársele o bien, oponerse a sus iniciativas. No es sabio. No tiene la fuerza ni las condiciones son propicias.

México debe retirarse, es decir, evitar gastar fuerza en oponerse y usar esa energía en construir DENTRO, en fortalecer el mercado interno, la justicia social, el empleo, resolver la inseguridad. China es un oponente y tiene muchas facetas que son negativas para México, pero la forma en que se ha estado enfrentando a esta potencia es equivocada, al menos de parte de muchos empresarios. Opinamos que la parte diplomática se ha llevado acertadamente.

Los que se acercan a China, sin verla como enemigo, sino como oportunidad, deben, asimismo, ser reservados y cautelosos. Recordemos que este país tiene una economía en pleno crecimiento, en violento crecimiento, diríamos y que al mismo tiempo, sus regulaciones legales y sanitarias no están maduras. No existen buenos controles de calidad, derechos laborales firmes, hay excesiva burocracia. Estos aspectos negativos pueden volverse en contra de los que se acercan a esta nación. Estos aspectos no son fácilmente controlables y es muy factible que los que hacen negocios con China deban a su vez, retirarse ante la imposibilidad de manejar estas circunstancias.

Los empresarios mexicanos que tratan con China deberán tener todo esto en cuenta y considerar que se pueden tener pequeños éxitos, pero no el GRAN éxito, entendido éste como llevar a México por encima de China.

Además, México debe negarse a participar conjuntamente con China en iniciativas y proyectos que exijan demasiado de sus fuerzas.

Del clásico de Richard Wilhelm citamos:

“La retirada no debe ser confundida con la huida, que significa salvarse a sí mismo en cualquier circunstancia, en tanto que la retirada es un signo de fortaleza… por ello, no abandonamos simplemente el campo al oponente; le hacemos el avance difícil al mostrar perseverancia en actos aislados de resistencia”.

En conclusión y respondiendo la pregunta inicial:

México pudiera ponerse en camino de lograr una relación equitativa con China si sigue las directrices marcadas en la presente lectura. Sin embargo, es sumamente difícil, ya que México no es UN individuo, existen miles de iniciativas actuando juntas. Consideramos que las acciones más destacadas corresponden al gobierno, a la diplomacia y a los empresarios.

 

 

One Trackback to “I CHING responde: la relación México-China”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: