Año del Tigre en el Barrio Chino

Sau-Yen R. Loo

 Excelente, realmente un gran Año Nuevo Chino. Como cada año, en nuestro dinámico Distrito Federal se realizó esta hermosa  fiesta. En esta ocasión tuvimos como protagonista al Tigre, el feroz animal que corresponde en el horóscopo. Mucha gente se reunió tanto en la calle de Dolores que es el barrio Chino de México, como en Reforma para festejarlo con desfiles y un grato espectáculo. 

Por la mañana el barrio de Dolores lucía bellísimo. A pesar de que regularmente la extensión del barrio es una calle, para la gran celebración se extendió a dos. Llegué temprano. Conforme caminaba  observé la presencia de los pequeños puestos que permitieron colocar para ese día. El querido barrio se encontraba lleno de colores y  repleto de faroles colgados en la calle.  Me encontré con artículos típicos chinos y recuerdos de todo tipo: llaveros con la figura del tigre, amuletos, monedas, ropa con motivos chinos, galletas de la suerte, artículos de magia y hechicería.  En el ambiente había mucho ruido  que se mezclaba con  música china, perfecta para la ocasión.

 A pesar de la hora temprana, ya había tanta gente que era complicado avanzar. Las personas estaban atentas a las tarimas donde los danzantes actuaron. Muchas otras personas estaban amontonadas esperando su turno para tener acceso a los restaurantes. Cuando pude avanzar para  acercarme, pude percibir el delicioso aroma de los platillos: Chow mein, rollos de primavera, costillas agridulces y los imperdonables panes al vapor de frijol y carne. No me negué en absoluto a probar  y claro que fue encantador.

 En la primera tarima una de las comunidades  chinas comenzó a hacer una demostración de la danza del león, el león sureño que suele practicarse en Oriente para competir. 

Pronto,  la Comunidad China de México, mi grupo,  salió a escena. Yo, sobre la tarima junto con mis compañeros, percibí la cantidad enorme de gente viendo el espectáculo, aplaudiendo y gritando como en otros años no se había visto. Sentí la cálida emoción de ser parte de todo esto, el orgullo de ser china-mexicana. 

La comunidad mostró tener un toque especial al hacer el espectáculo de la danza del león y del dragón. Las vibraciones del gong y el tambor se disparaban hacia todas las personas quienes gritaban con entusiasmo. La condición de los danzantes era evidente, estas danzas requieren claramente un gran esfuerzo, práctica y organización. 

Por la noche, el espectáculo se repitió con mayor esplendor: se hicieron presentes los fuegos artificiales, momento inolvidable. Naturalmente, se tomaron las medidas necesarias para que existiera seguridad para los asistentes. A esa hora las luces de flash de cámara parecían no cesar. Los muchachos  comenzaron a bajar con la danza del león las lechugas que se encontraban colgadas en los restaurantes, símbolo de prosperidad  y apertura del nuevo camino. Los danzantes demostraron  la gran cualidad de seguir bailando a pesar de que el humo y las chispas de los fuegos artificiales llegaban a ellos.

 Los dueños de los negocios estaban completamente felices, arrojando regalos al viento a quienes pudieran alcanzarlos. La gente enloquecía en las ventanas de las casas y edificios que dan hacia esta calle.

¡Qué buen año!  La riqueza cultural milenaria de China estuvo presente en esta celebración. Con una sonrisa saqué la última galleta de la fortuna y salí de ahí sorprendida de lo que habían visto mis ojos.

One Trackback to “Año del Tigre en el Barrio Chino”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: