Suplicando por lluvia : La Danza del Dragón

Jorge Fong

Junto con la danza del León, la del Dragón es imprescindible en las celebraciones chinas.

Su vigor, elegancia y fastuosidad son una invocación a las lluvias necesarias para la primavera que comienza y también una forma de pedir salud. Sus colores tienen significados faustos. Su figura se asocia con la búsqueda de la sabiduría.

El Dragón  se considera una deidad, un espíritu benévolo, masculino y protector, relacionado con las lluvias y los ríos. A pesar de tenerlo por benévolo, se le consideraba algo caprichoso. Por ello, desde tiempos ancestrales, la cultura china inauguraba el nuevo ciclo agrícola en el Año Nuevo bailando esta danza. De esta forma se esperaba agradar al Rey Dragón para que nunca faltaran las lluvias.

Existen, como en todo lo folklórico, numerosas versiones de los orígenes de la danza. Hay una leyenda que cuenta que una ocasión, el Rey Dragón, que habitaba en un palacio celestial, decidió bajar a la Tierra para consultar un médico, ya que sufría un terrible e insoportable dolor de espalda.

Para no llamar la atención, se transformó en un anciano. Le explicó al médico su padecimiento y éste inició su examen tomándole el pulso. Asombrado, el doctor le dijo: “¡Usted no es humano!”. Y el Rey Dragón no tuvo más remedio que revelar su identidad. Cambió a su verdadera forma y así, el médico pudo revisarlo correctamente.

Rápidamente localizó el problema: un ciempiés enroscado alrededor de la cintura del Rey, escondido entre las escamas. El doctor retiró la alimaña y extrajo el veneno. Luego, aplicó sobre la zona adolorida un ungüento que hizo desaparecer el dolor.

Agradecido, el Rey Dragón, hizo esta promesa: “En tanto me sea ofrecida una danza imitando mi apariencia, no dejará de caer la lluvia y las cosechas serán abundantes”.

La historia fue pronto conocida por las personas del pueblo y éstas lo contaron a otras y así, durante generaciones, se ha bailado la Danza del Dragón para pedir por lluvias y abundantes cosechas.

Otro uso mágico dado a esta danza ha sido el de barrera contra las epidemias. Se cree que sacando al Dragón y bailando por las calles y los campos, ni la enfermedad ni la sequía se cebará sobre  los pobladores.

Importancia del Dragón en China

Como ocurre en muchas culturas, el dragón, como representación  de un reptil, está presente en las leyendas y el arte chino. Se cree que tomó su actual forma luego de un largo período de estilización, a partir de la representación de serpientes y cocodrilos y la síntesis con elementos de otros animales. Tiene: cuernos de venado, garras de águila, mandíbulas de cocodrilo, cabeza de camello, orejas de toro, patas de tigre, cola de ballena, ojos de langosta y escamas de carpa.

Existe una teoría que señala que la identificación del dragón con las lluvias proviene de la observación que hicieron los antiguos  del comportamiento de los cocodrilos gigantes, que eran capaces de anticipar la lluvia.

Primero fue tótem o animal protector de las tribus y luego, fue tomando carácter divino. Los atributos más viriles se asociaron al dragón: la fuerza, el poder total, el éxito, el dominio, el vigor, la fertilidad y la dignidad. Es una figura yang, masculina por completo. Por eso se le invoca al principio de la primavera, pues la Tierra, lo receptivo, lo femenino, requiere ser fecundada por la fuerza masculina representada por el dragón en la actividad simbólica de la lluvia.

El culto al Dragón tomó diversas formas según la región de China, siendo mucho más marcado en las regiones cercanas al mar o a los ríos. Se crearon templos dedicados a esta deidad con el fin de agradarle y lograr así un buen trato de parte de los fenómenos naturales relacionados con el agua.

Bailar el Dragón

El cuerpo del Dragón se construye de bambú—a veces de plástico—y papel maché. El cuerpo se cubre con tiras de tela simulando escamas. Cada sección se monta en una vara larga y fuerte y la cabeza se pinta y se decora de la manera más vistosa. La construcción de una dragón al estilo tradicional es larga y complicada y se considera un arte.

Se procura lograr el mayor largo posible, aunque un dragón ya se considera tal si tiene 5 o 6 secciones. Los hay de 25 secciones. De acuerdo a la particular mentalidad china, mientras más largo el dragón, más eficacia tendrá en su petición.

En el presente, ya no se baila específicamente para pedir lluvia y abundante cosecha, sino de forma más genérica, se pide suerte.

Antes de bailar un dragón, los presentes deben saludarlo y rendirle homenaje. Se piensa que solamente así la danza será eficaz.

El Dragón se baila moviendo las varas a uno y otro lado, para conseguir un movimiento ondulatorio, sinuoso. Al frente de la cabeza del Dragón, un bailarín carga otra vara con la Perla de la Sabiduría. Por donde vaya la Perla, debe ir el Dragón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: