Mongolia, Japón, Corea, Tailandia

SUS FESTEJOS DE AÑO NUEVO LUNAR

Orquídea Fong

Los festejos de Año Nuevo Lunar no son exclusivos de China, si bien no están completamente extendidos por Asia. Japón, por ejemplo, a pesar de compartir con China un remoto pasado cultural,  recibe el año el primero de enero.

Tailandia, por su parte, celebra a mediados de abril una fiesta que era la del año nuevo hasta 1940. Para ellos, el año llega también el primero de enero, pero dicha celebración se conserva.

Corea es un caso especial. La antigua nación coreana fue dividida en Norte y Sur. Corea del Norte está gobernada por una dictadura familiar férrea y sus principales fiestas no son religiosas o civiles, sino políticas. Corea del Sur, en cambio, celebra el Año Nuevo Lunar en las mismas fechas que China.

En Malasia, un país habitado por musulmanes,  chinos e hindúes, la gran comunidad china también celebra el año lunar. Pero coexisten con éste numerosas festividades aborígenes, islámicas e hindúes.

Singapur, una pequeña ciudad-estado que ocupa una bella isla, presenta el mismo caso que Malasia.

Mongolia, país que ha tenido una complicada historia de mutuas influencias con China, también celebra el año nuevo lunar, aunque sus habitantes niegan toda filiación con el Año Nuevo Chino, y de hecho, sus tradiciones son muy diferentes.

A pesar de las diferencias entre estos países, sus celebraciones tienen en común la obligación de limpiar a fondo las casas y desechar todo lo viejo, presentar respetos a los mayores y atraer la buena fortuna.

 Corea del Sur: Seollal

 En la misma fecha que lo hace China, de acuerdo al calendario Lunar, Corea del Sur celebra la fiesta llamada Seollal, la llegada del Año Nuevo.

Aunque persisten muchas viejas tradiciones, sobre todo en el ámbito gastronómico, el gran desarrollo industrial y comercial de Corea ha hecho que las nuevas generaciones urbanas desconozcan mucho de su herencia cultural. Por ello, el gobierno ha aprovechado en los últimos años los tres días de festejos para ofrecer actividades de difusión de las tradiciones en parques, museos, ferias y otros sitios públicos.

Es costumbre escribir buenos deseos y propósitos para el Año Nuevo. Si la persona no puede o no quiere hacerlo, siempre encontrará un calígrafo en servicio durante las fiestas que sobre papel rojo escribirá frases de buena fortuna.

La fiesta tiene un carácter marcadamente familiar. Un día antes, la familia se dedica a preparar la comida de Año Nuevo, la cual incluye a menudo “hangwa”—dulces y galletas—y una sopa de pasta de arroz llamada “ttegokguk”. Muchas personas lucen las vestimentas tradicionales coreanas durante esta celebración.

 Una costumbre fundamental del Seollal es la ofrenda a los antepasados. Se coloca una mesa con comida y bebida para los ancestros que vendrán a visitar a la familia. Se realizan rituales de veneración para los difuntos y se les  pide protección.

 Terminadas las obligaciones religiosas, se juega y se convive entre familia. Existen numerosos juegos tradicionales que se practican en estas fechas. También se pasea por lugares públicos, aprovechando los días libres en el trabajo y en la escuela.

Japón: Hatsuhinode

 Acorde con el calendario occidental, Japón celebra la llegada del nuevo año el 1 de enero. Hasta fines del siglo XIX esta fiesta coincidía con el año chino, pero después, con la modernización del país, se adoptó el calendario gregoriano.

 “En el último día del año se acostumbra hacer una limpieza general a la casa y decorar la entrada con dos kado-matsu y la parte superior de la puerta con un shimenawa. El kado-matsu lleva pino y tres tallos de bambú. El pino por su resistencia representa la longevidad, las ramas de bambú, la constancia y la virtud. También se usa el shimenawa que está compuesto por una soga ‘exorcizante’, hojas de helecho, una naranja dai-dai cuyo nombre también se pronuncia como “de generación en generación” y una langosta que por su espalda encorvada representa una vida larga con salud y prosperidad.” (1)

 En Japón, a diferencia de Occidente, esta fecha no es explosiva ni escandalosa. Básicamente es un tiempo de reflexión y trabajo espiritual que se dedica a la convivencia familiar y a las visitas a los templos.

 Los templos tradicionales reciben visitas multitudinarias de personas que acuden a presentar sus respetos a los dioses, quemar objetos que ya no pueden tener en casa y a expresar sus buenos deseos para sus semejantes, sus familiares y sus compatriotas.

 Los objetos que ya no se pueden usar pero que han estado muy cercanos a sus dueños no se deben tirar a la basura, según se cree, sino que se queman en los fuegos sagrados de los templos. Esto, porque esas cosas tienen algo del espíritu de quien los poseyó.

 Cumplida la visita al templo, la familia espera en vela la llegada del primer amanecer del nuevo año: el Hatsuhinode.

 Mongolia: Tsagaan Sar

Mongolia comparte con China y Corea el uso del calendario lunar y por ello, su año nuevo coincide con el chino en fecha, pero difiere en los símbolos y las costumbres. Si para los chinos el nuevo año es el inicio del año agrícola, para los mongoles—nación de pastores nómadas—esta fecha señala el tiempo en que sus animales vuelven a dar leche. Los productos lácteos (de yegua, de vaca y de oveja), son la base absoluta de la alimentación de los grupos que aún ahora, recorren las estepas mongolas cuidando sus rebaños.

Antes del amanecer del primer día del año, los nómadas ofrendan leche a sus deidades en una ceremonia a cielo abierto. Ya amanecido, la familia comparte un té con leche y después procede a realizar visitas y salutaciones a las personas importantes de la comunidad.

El Tsagaan Sar es una fiesta familiar. La gente prepara verdaderas montañas de alimentos—panes, dulces, quesos y carne, mayoritariamente—, brinda honores a los ancianos y realiza y recibe visitas. Se acostumbra intercambiar regalos y estrenar ropa.

Hay dos tradiciones culinarias destacadas: el pastel de Tsagaan Sar (ver foto)  y preparar  al horno al cordero más veloz del rebaño. Los tres días de fiesta debe haber alimento disponible en abundancia, porque eso simboliza prosperidad para todo el año.

Tailandia: Songkran

Tradicionalmente, Tailandia celebraba su nuevo año al terminar la estación seca y comenzar la estación de lluvias. A diferencia de China, Tailandia no vive un invierno propiamente dicho, por lo que sus ciclos agrícolas son distintos. Hasta 1888, el país celebraba su año nuevo el 13 de abril. De 1888 a 1940, el año nuevo llegaba el 1 de abril. Actualmente, esta fiesta sigue siendo muy importante, a pesar de que el año entra el 1 de enero.

Durante el Songkran era costumbre sacar a pasear a los budas a las calles y visitar los templos. El agua formaba parte indispensable de los rituales: se derramaba agua perfumada en las manos de las deidades y muchas personas tomaban baños ceremoniales dentro de los templos. También se arrojaba un poco de agua sobre los hombros y manos de quien se quería honrar, purificar y llenar de bendiciones para el nuevo año.

Aunque dichas tradiciones religiosas aún son observadas por mucha gente, entre las nuevas generaciones el Songkran es una fiesta de agua semejante a lo que era un tiempo en México el Sábado de Gloria: las personas se mojan a cubetadas en las calles.

Corea del Norte: cumpleaños del Amado Líder

La particular situación de Corea del Norte hace que sea muy difícil tener información directa. El país está cerrado al exterior y se permite la entrada de grupos muy reducidos de turistas. La información oficial que se brinda al extranjero es totalmente controlada por el gobierno.

Sin embargo, de lo poco que se sabe por medio de algunos periodistas infiltrados y agencias de viajes que trabajan en el país, se conoce que en Corea del Norte las celebraciones civiles y religiosas tienen una importancia casi nula ante las celebraciones políticas. Para decirlo con precisión, las celebraciones políticas toman un carácter casi religioso.

El año nuevo se celebra el 1 de enero, y en esta fecha se presentan respetos a los mayores y a los antepasados, se cena en familia y se goza de varios días de descanso.

Sin embargo,  la verdadera fiesta llena de “alborozo popular”, como dice la propaganda oficial, toma lugar el 16 de febrero, cumpleaños del actual presidente, Kim Jong Il, nacido en 1942.  Otra fecha fundamental es el 15 de abril, cumpleaños del difunto Kim Il Sung, padre del anterior. A partir del año de su nacimiento, 1912, los coreanos cuentan el tiempo, por lo que ellos estarían celebrando  el año 98 de su calendario.

 (1)”Festividades Japonesas”,  Embajada japonesa en Colombia,

 www.colombia.emb-japan.go.jp

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: