DIM SUM: bocadillos que tocan el corazón

 Artículo escrito al vapor por Jorge Fong

 Seguramente usted, querido lector o lectora, habrá sentido la necesidad de comer algo hacia la media tarde. Si habita usted en esta gran ciudad, el D.F., se habrá detenido en alguna tiendita de las muchas que hay en las esquinas para tomar algún pastelito industrializado y un refresco de cola, descansar un rato y luego continuar su jornada de trabajo. Nada más cotidiano y común y corriente para un capitalino, excepto, quizás, que quedarse varado dos horas en un plantón de esos que gustan de organizar los alborotadores profesionales.  

 Pero si usted tuviera la oportunidad de renovar sus energías con panecitos rellenos de camarón, brochetas de menudencias y una jarrita de té verde, le aseguro que hasta su opinión de los plantones se modificaría. Déjeme platicarle acerca del Dim Sum y luego usted dirá.

 Dim Sum es un término cantonés que significa literalmente Tocar el Corazón. Se refiere a una variedad de bocadillos y entremeses que generalmente se sirven en algunos restaurantes especializados alrededor de las 16:30 o 17:00 hrs, para acompañar a una taza de té y, que, en la opinión de un chino sibarita (los hay por millones y yo me cuento entre ellos), rompen la monotonía de no comer.

 No se conoce la fecha en que esta forma de romper el aburrimiento  de la media tarde se empezó a popularizar, pero, como en todo uso gastronómico, es de suponerse que fue originada por algún personaje poderoso y amante de la comida.

 Los ingleses que entraron en contacto con China a raíz de la anexión de Hong Kong a su imperio, tomaron este saludable hábito chino y lo transformaron en su conocido “Five O´clock tea”, pero lamentablemente limitado a sandwichitos de jamón y pastelillos dulces.

 Dim Sum

Imagine usted una charola donde encuentra bollos al vapor rellenos de cerdo, pollo, res o camarón; bollos fritos y ravioles rellenos de cacahuate, almendra, frijol o camote dulce, albondiguitas de cerdo, pato o pescado; brochetas de hígado de pato con tocino, huevos salados, calamares y pulpos salteados,  galletas de almendra y todo el té que desee beber.

 ¿Se comería ese pastelito que aún trae en el bolsillo?

 Siendo tan grande la variedad de integrantes de una charola Dim Sum, (y no hemos mencionado las variedades de China del Norte), permítame darle un ejemplo que se puede preparar en casa, con ingredientes fáciles de obtener y que espero que le sea agradable al paladar.

 DIM SUM DE CERDO CON CAMARÓN, AL VAPOR:

(Por su forma, entre los chino mexicanos se conoce con el nombre de tapones a este platillo).

 Ingredientes:

4 tazas de harina de uso general.

2 tazas de agua fría.

450 gramos de carne molida de cerdo.

250 gramos  de camarón fresco molido o finamente picado.

4 rabos de cebollín (cebolla cambray) finamente picados.

Cuatro ramas frescas de apio, finamente picado. (Use también las hojas, no las tire).

4 rebanadas de jengibre fresco, finamente picado.

2 dientes de ajo, finamente picados.

Dos cucharadas de salsa de soya.

Opcional: una taza de jerez seco.

Una clara de huevo.

Pimienta y sal al gusto.

Método de preparación:

Mezcle la harina y el agua, para formar una masa suave.

Reserve. 

Mezcle bien la carne, camarón y vegetales con la soya, pimienta y el huevo hasta formar una pasta homogénea.Rectifique la sazón. 

En una tabla, trabaje  la masa tan delgada como se pueda (1.5 mm.).

Corte círculos de aproximadamente cinco centímetros de diámetro.

Con las manos aceitadas, ponga en cada círculo una cucharadita de la carne con vegetales, formando una especie de cazuelita con la masa, y luego disponiendo cada pieza dentro de una vaporera (que ya debe estar caliente).

El aceite que se adhiere al exterior de cada pieza impide que se peguen una con otra durante el proceso de cocción.Cocine a fuego medio durante 25 minutos. 

 Acompañamientos:

Estos taponcitos se acompañan de manera tradicional con un “dip” hecho de salsa de soya mezclada con aceite de ajonjolí puro (disponible en las tiendas chinas).

Pero yo le sugiero que también disponga platitos con mostaza de Guijón, otros con cátsup, y una salsa picante hecha de la siguiente forma:

 Salsa picante:

Dos cucharadas de chile de árbol molido (también puede usar guajillo en polvo o piquín).Cuatro dientes de ajo en rebanadas muy finas.

Una rebanada de jengibre muy picado.Media cucharadita de sal.

Disponga todos los ingredientes en una salsera, revolviendo bien.

Caliente cuatro cucharadas de aceite comestible en una sartén y espere a que se caliente hasta humear. Vierta el aceite sobre el chile y revuelva.

Los tapones sin cocer se pueden congelar hasta una semana, bien protegidos del aire para que no se resequen.

¡Buen provecho!

Mándeme sus comentarios a revista_bamboo_editorial@live.com, se los agradeceré.

One Comment to “DIM SUM: bocadillos que tocan el corazón”

  1. Muy muy tentadora tu receta, gracias x compartirla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: