ARTES MARCIALES MIXTAS Y VALE TODO

Un camino peligroso, la visión deportiva y social

 Rodrigo Sánchez

 Con el boom mediático de las artes marciales mixtas y de peleas-espectáculo, estamos siguiendo un camino que me preocupa por partida doble. Desde el punto de vista deportivo, y desde el punto de vista social.

 

El punto de vista deportivo.

Muchos practicantes se están preparando sólo como peleadores, sin recibir de sus maestros nada de orientación sobre el verdadero sentido de las artes marciales y peor aún: no están preparando peleadores técnicos, solo preparan el físico (cuando bien les va) para aguantar 3 ó 5 rounds y soportar golpes sin ton ni son.

Estos espectáculos estilo “vale todo” me parecen una aplicación desviada del verdadero sentido de las artes marciales. Los entrenadores sólo enseñan a sus alumnos diversas técnicas de sometimiento y golpes verdaderamente letales sobre el adversario, olvidando la conciencia del uso de estas habilidades.

En mi opinión, esta modalidad de pelea carece de valores, me parece más un recurso que  muchos profesores han usado para hacerse  publicidad utilizando slogans de muaythai, kick boxing, ‘vale todo’, artes marciales mixtas, etcétera, para llenar sus gimnasios y hacer así un producto más vendible y atraer a esta práctica a un buen número de fanáticos deseosos de violencia y adrenalina.

Hay competidores que no cumplen con las cualidades de un atleta para este tipo de competencias y en muchos casos he sabido de gente que sube al ring o se mete a la jaula con escasa preparación y el resultado ha sido mortal.

La más reciente: en abril de este 2010, un practicante argentino de 30 años de edad, con solo 6 meses de práctica, ya se preparaba para su debut como profesional. Esto le costó la vida.

Con fracturas de la vértebra C4 y C5 por una asfixia al cuello, (llamado triangulo) durante un entrenamiento en el gimnasio, después de 20 días en coma y con lesión irreversible en la medula espinal, falleció.

A diferencia de otras disciplinas de contacto completo donde se busca por medio de técnicas el sometimiento ó el knockout ya sea efectivo ó técnico, en el wushu uno pelea con la conciencia de sumar puntos, derribar, vencer al contrario técnicamente incluso cuidando de no lastimarlo de más. Pero nunca causar una lesión permanente ó fatal durante la pelea.

El punto de vista social

Se corre el riesgo de que estas técnicas realmente mortales caigan en manos de personas equivocadas. Como entrenadores o maestros, tenemos la obligación de saber a quien compartirle el conocimiento y a quien no.

Evitemos que delincuentes tengan en sus manos herramientas poderosas para someter a sus víctimas. Existen cursos donde prometen que cualquier persona es capaz de vencer al peor de los maleantes, asaltantes y bravucones.

¡Cuidado! No caer en la provocación.

Para enfrentar a una persona en la calle no existe un manual, se necesitan años de entrenamiento, pero sobre todo, aprender a reconocer cuándo tienes la balanza a tu favor y cuándo es mejor salvar nuestra vida que lo material.Tenemos la responsabilidad de enseñarles a nuestros alumnos cual es su realidad frente a un pervertido social, antes de enseñarle el  1, 2,3, de sobrevivencia urbana.

Estos cursos ofrecen técnicas en unas cuantas sesiones y hacen creer que saliendo del curso ya eres intocable.Mucho cuidado, la mayoría de las veces esto es contraproducente.

Alumnos conscientes

¿Cómo se sabe cuándo un alumno es merecedor de ciertas enseñanzas?

Cuando es constante, respeta a sus compañeros, tiene la prudencia de no golpear con exceso de fuerza al contrario, cuando no se aprovecha de su ventaja sobre el compañero, y se modera, cuando contiene su agresividad.  Yo como profesor, observo a mis alumnos durante muchas clases y los voy conociendo. Me doy cuenta, a través de su conducta, quién es apto no solo físicamente, también mentalmente para recibir más conocimiento y quién necesita otro tipo de actividad.

He tenido alumnos que quieren aprender Wushu para buscar una venganza, un desquite o para sacar su ira por medio de los combates. A personas así, no les doy conocimientos peligrosos. Sería poner un arma en malas manos. Pero no todos los profesores tienen estas reservas.

Los valores

Pienso que numerosos entrenadores  se están dejando llevar más por la necesidad de tener dinero en el bolsillo que por inculcar los valores que han perdurado a través de mucho tiempo. Valores como respeto, tolerancia, humildad, disciplina y perseverancia.

He visto a maestros que han amenazado a otros competidores, incumpliendo con su deber de ser ejemplo de buen comportamiento. La  calidad del profesor, por supuesto, de la escuela y asociación que dirigen..

No niego que todos tenemos que subsistir a esta economía, pero en mi opinión, se debe anteponer la responsabilidad al ganarse unos pesos con prácticas de este tipo.

Hay cursos en donde a cualquier persona que paga su cuota le enseñan técnicas utilizadas en fuerzas militares y cuerpos policíacos. Técnicas efectivas y muy peligrosas. Esto es una grave irresponsabilidad. Las técnicas avanzadas no deben ponerse a disposición del público en general.

En mi caso, sólo doy ciertas técnicas a personas de larga trayectoria dentro de las artes marciales, porque de esta manera me aseguro que los participantes ya tienen conciencia  y experiencia. Siempre hago una entrevista inicial a los estudiantes de nuevo ingreso, indago los motivos qué los llevan a querer aprender Wushu.

 

 

La inseguridad y la delincuencia

“Aprende a romper huesos”. “Cómo aplicar una estrangulación”, son algunos temas de cursos que se desarrollan en un solo fin de semana y que, supuestamente, capacitan al alumno a hacer frente a un posible asaltante o secuestrador. Pero cursos de este tipo sólo son útiles si se tiene una trayectoria previa. No son buenos para los principiantes. Al contrario, son peligrosos.

El problema de la inseguridad que vivimos hace a muchos pensar que la solución es tomar un curso de defensa personal. Es verdad que se aprenden algunas técnicas útiles, pero un curso de pocas horas no protege realmente a la persona. La verdadera seguridad no viene de unos cuantos conocimientos. Sólo se adquiere a base de entrenamiento. Y en el verdadero arte marcial se aprende incluso, a renunciar a una pelea.

Hay cosas muy básicas que te pueden ayudar a salir de una situación de peligro pero eso no quiere decir que tienes la victoria asegurada sobre un maleante armado, drogado o lleno de ira.

En estos cursos se te enseña la técnica, pero no el dominio de ti mismo y sin el dominio de ti mismo, la técnica puede volverse contra ti.

One Trackback to “ARTES MARCIALES MIXTAS Y VALE TODO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: