¿Dónde están las chinas?

Ileana García Franco

 La ingeniería social aplicada por el gobierno chino en las últimas décadas está por cobrarse una de las facturas más altas para este pueblo asiático, con importantes consecuencias para el resto del mundo.

 Al parecer, los programas de reducción de nacimientos y preferencias en el género de los nacidos desatarán una aguerrida búsqueda por encontrar a la media naranja. 

Desafortunadamente, millones de hombres chinos se verán obligados a vivir una soltería impuesta. ¿El motivo? No habrá féminas disponibles.

 En su reporte del primer semestre de este año, la Comisión de Planificación Familiar estimó que para el 2020 más de 30 millones de varones chinos entre 20 y 45 años no encontrará pareja ninguna.

 Se avecina entonces una gran transformación cultural en la que, sin duda, se verán todo tipo de manifestaciones políticas y sociales. Tierra fértil para las empresas de coaching sentimental. 

China ha sido un país, en su mayoría, dedicado a las labores de la tierra, de ahí que por tradición, se prefiera el nacimiento de hijos varones, quienes resultan más provechosos para la ardua tarea del campo y que, aún al formar sus propias familias, no se desprenden del nido, a diferencia de las mujeres, quienes pasan a formar parte del núcleo político.

 Este privilegio masculino ha provocado que por ejemplo, el año pasado, por cada 100 niñas nacidas, 118,58 varones fueran felizmente recibidos.

 La política de un solo hijo, tan promovida en todos los rincones de China, aunado al abaratamiento y asequibilidad de la tecnología en la detección de sexos (medida que, aunque prohibida a no ser por razones médicas, se encuentra en auge), ha puesto a temblar a los “diseñadores” sociales. 

Esta desigualdad de géneros en una población que crece día a día de una manera desorbitada, no sólo producirá un desequilibrio sin precedentes en el país de los más de 1,300 millones de personas, sino que también traerá importantes consecuencias en el resto del mundo. 

Como “remedio” a esta creciente desigualdad, el gobierno chino vuelve a instaurar la medida que justamente la ocasionó, pero esta vez lo hace de manera contraria, instaurando otro programa que redima el papel de la mujer en el desarrollo social.

 Así pues, quienes hoy en día se vean con el privilegio de ser padres de una niña, podrán gozar de ciertos beneficios económicos. 

Según los expertos, lo mejor en estos casos de problemática, sería que el gobierno chino dejara de procesar y aplicar estrategias de oferta y demanda humana y permitiera a los chinos desarrollarse conforme al proceso natural de evolución. 

Mientras tanto, millones de hombres de esta nación tendrán que buscar las estrategias más innovadoras para encontrar una pareja, fenómeno que acaparará sin duda, la atención de miles de espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: