Gays y Lesbianas en China

Lalas y Tongzhis en  la China actual

Orquídea Fong

 El gobierno tiene ante ellos una actitud completamente taoísta: no se les resiste, no se les opone, ni tampoco los hace visibles. Ante la realidad de la existencia de un enorme colectivo de homosexuales y lesbianas, el gobierno chino se mantiene en total neutralidad, al menos, oficialmente. 

La política oficial se enuncia así: “No apoyo, no oposición, no promoción”. Les deja existir, pero no les deja hacer ruido: festivales, obras de teatro, desfiles, sitios de internet, son cancelados de forma habitual. 

Es seguramente desalentador para los hombres (tongzhis)  y mujeres (lalas)  homosexuales el carecer casi por completo de visibilidad en la sociedad china, pero es de reconocer que su situación es mucho mejor que antaño. 

Todavía en el año 2000, la homosexualidad era considerada una enfermedad mental. Y desde el arribo del comunismo al poder y hasta 1997, estaba castigada por la ley. 

Parece muy propio de China, su pueblo y sus autoridades el cuidar la imagen que dan ante otros. Así, aunque en las grandes ciudades como Beijing y Shanghai se toleran bares y discotecas gays—que funcionan bajo el discreto amparo de la noche—no se permiten los “desfiles del orgullo” que se realizan en otros países. 

Tampoco se permitió a la comunidad gay elegir un “Mr. Gay” que representara a China en una competencia en Noruega. El concursante, de todos modos, fue elegido y viajó al certamen.

Además de la actitud de indiferencia gubernamental, este colectivo pasa lo que todos sus iguales han pasado en todos los países: soledad, sufrimiento, rechazo, incomprensión, falta de apoyo familiar, señalamiento. Debido a la falta de información sobre la realidad de la diversidad sexual, muchos llegaron a la edad adulta sin poderle poner nombre a lo que sentían.

La realidad sexual china es extraña y compleja. A veces, contradictoria. Ocurre que algunos sectores del gobierno se oponen a la liberalización y aplican cuando pueden las leyes que castigan la “inmoralidad”.

Otros sectores, mayormente los relacionados con la juventud y la salud, impulsan con fuerza la educación sexual científica y moderna, la apertura, tolerancia y aceptación.

Los sectores progresistas han tenido diversos éxitos. La despenalización de la homosexualidad es uno de ellos. La promulgación de regulaciones sanitarias para las operaciones de cambio de sexo, es otra.

Hasta el momento, los homosexuales y lesbianas más afortunados son los urbanos. Ellos tienen acceso a información, centros de reunión, mayor independencia personal y económica, tiendas y camaradería.

Los homosexuales rurales sufren de una inmensa presión familiar y muchas veces, jamás asumen su condición, llevados por su obligación de fundar una familia para dar un nieto a sus padres.  

 

 

Anuncios

One Trackback to “Gays y Lesbianas en China”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: