Mongol: la historia del Gran Khan

Erika Oliva

 Temudgin, un niño de nueve años, se convierte en líder de su tribu tras la trágica muerte de su padre. Exiliado junto con su familia, se verá envuelto en dramáticos episodios que lo irán acercando al cumplimiento de su destino.

 Nominada al Oscar por mejor película en idioma extranjero en 2008 y dirigida por Sergei Bodrov, Mongol es una cinta de corte épico que lejos de ser una biografía basada en un personaje ya hecho, y centrarse en las batallas que lo enaltecieron históricamente, nos lleva a través de la jornada que irá forjando a Temudgin hasta convertirlo en uno de los conquistadores más reconocidos de la historia universal: Genghis Khan. 

Hay muchas versiones  acerca de la vida del Gran Khan, pero el filme está más ceñido a la versión de “The Secret History of the Mongols”. 

La idea de Sergei Bodrov parece ser entregarnos a  un hombre que se convierte en un superhéroe principalmente por sus grandes cualidades humanas y en favor de esto la historia real es modificada para darnos la versión romántica y ensalzada del Gran Khan. 

Las discrepancias entre la ficción y lo real son varias pero no muy graves y basta con leer cualquier biografía de Genghis Khan para encontrarlas (hay que reconocer que las tradiciones de los Mongoles son reales).

Lo más destacado es que en realidad el matrimonio de Temudgin con Börte fue arreglado por su padre y aunque ésta no fue su única esposa, ella y sus hijos (no hay registro histórico de alguna hija del Khan)  fueron los únicos con derechos. 

Es cierto que sus enemigos se aliaron en su contra. La ficción es que, cuando Jamukha ( que en el filme realiza  acciones que históricamente fueron hechas por Togrhul, un aliado que había sido también aliado del padre de Temudgin) le es entregado, su intento por perdonarle la vida es fallido ya que su mismo hermano jurado le pidió que le diera una muerte digna puesto que “no puede haber dos soles en el cielo”. 

El Khan optó por ordenar romperle la espina dorsal y evitar el derramamiento de su sangre. 

Lo que no tiene justificación es la secuencia  en la que Börte  lo rescata de la prisión. No existen bases históricas para la inserción de lo que termina siendo un elemento que le quita veracidad a la narración.

 A mi juicio, se buscó  simplemente  tener una escena de acción digna de cualquier película de Los  Ángeles De Charlie  para enaltecer las cualidades de Börte como esposa guerrera, al tiempo que, de paso, justifican diez años de vida del Khan sin problema alguno.

 Fuera de ese detalle la  calidad de la película es excelente, la trama propuesta resulta realmente cautivante y envolvente, la fotografía es verdaderamente artística, resultado de las hermosas locaciones en Kazajastán y Mongolia interna. 

Vale mucho la pena entender el enfoque de Bodrov, encaminado a mostrarnos al hombre detrás del gran conquistador y en ese sentido es mejor tener un Genghis Khan  valeroso y fuerte mucho a la onda de Mel Gibson en Corazón Valiente (pero menos cursi) que un guerrero tipo máquina de destrucción tipo Gerard Butler en 300.

 Se dice que originalmente se planeó una trilogía de la historia pero debido a  dificultades técnicas, se fusionaron los guiones para crear solo una  segunda parte que supuestamente saldría a la luz en Mongolia este año. Habrá que estar muy pendientes.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: