China ante Japón: lecciones para México

Pablo Chávez Meza

México,  celebró el año pasado el Bicentenario del inicio de su Independencia y  mucho se podrá decir entorno a esta festividad. Son ya 200 años de “nación libre y soberana”, con libertad de conducir nuestra propia economía, y sin embargo, a lo largo del siglo pasado y en lo que va de éste, el país no ha aprovechado los beneficios que le ha significado estar al lado de la economía más fuerte del mundo.

Y es que hace un par de meses nos despertamos con la noticia de que China había desplazado a Japón como la segunda economía del mundo. Y bueno, se preguntarán esto qué relación tiene con nosotros como nación.

Aunque no lo crean, mucho. China es una nación con una cultura milenaria, tan vieja como las propias culturas que se asentaron en lo que hoy conocemos como México. Sin embargo, esa nación asiática con el pasar de los años giró hacia un modelo económico distinto al que se optó aquí.Mientras que por muchos años nuestra economía estuvo basada en las exportaciones petroleras, China tenía un sistema comunista, donde el capitalismo era impensable.

Sin embargo, con el tiempo, nuestro país se dio cuenta de la importancia de estar al lado de Estados Unidos, la economía más fuerte del orbe, por lo que no sólo continuó vendiendo su petróleo, sino que comenzó por abrir su frontera a las maquiladoras.

Con ello, después de años en que Japón, Taiwán, Corea del Sur habían sido las maquiladoras de las empresas estadounidenses, México, por cercanía, empezó a armar un sinnúmero de productos.

A partir de esto se pensó en que México iría directo a su despegue económico, creencia  que vino acompañada de la firma del acuerdo comercial mejor conocido como Tratado de Libre Comercio de Norteamérica –México, Estados Unidos y Canadá-, sin embargo, en promedio el país ha tenido paupérrimos crecimientos. De acuerdo con especialistas en promedio éstos han sido del 0.5 por ciento anuales

Mientras que China ha crecido en más del 90 por ciento con respecto a 1978 y se estima que para el año 2027 podría desbancar a los Estados Unidos y convertirse en la primera economía del mundial, de acuerdo con la consultoría  Pricewaterhouse Cooprers.

En un año tan importante para México en materia histórica, social, política y sobre todo, ante la coyuntura de violencia que se vive, se debería mirar hacia los logros del “dragón” asiático, a fin de que nuestro país recupere su camino de crecimiento y se esté dentro de las 10 economías mundiales.

Resulta lamentable que siendo México la nación que más acuerdos comerciales tenga, sólo se aproveche el mercado estadounidense, olvidándose del resto. De resultas que,  cuando esa nación tiene un “catarrito” a nosotros se nos convierte en pulmonía fulminante.

Por su parte, la economía japonesa se convirtió en la segunda a nivel mundial en 1968. Pasaron 42 años para ser desplazados por China, a pesar de que ésta muy recientemente regresó al capitalismo y no tiene la cantidad de acuerdos comerciales que tiene México.

Esta nación asiática, ha mostrado un “apetito voraz” en los últimos años, lo que significa que se han convertido en los principales demandantes de recursos naturales, maquinaria y productos diversos.

Sin embargo, a pesar de que China ya es ahora la segunda economía del mundo, sus ingresos per cápita están aún por debajo de los japoneses, con tres mil 600 dólares contra los 37 mil 800 de la población del sol naciente y contra los 42 mil 240 dólares de los estadounidenses y aún menor que el de México con sus pocos más de ocho mil dólares anuales.

Por ello, esto debe hacernos reflexionar, tanto a gobierno, empresarios y sociedad civil, para que en lo que resta de este año tan importante para México se vea lo que han hecho bien otras naciones  y se apliquen medidas similares.

Aún hay tiempo, aquí se deben aprobar las tan mencionadas reformas estructurales que requiere el país para que en los próximos años México tenga crecimientos económicos por arriba del seis por ciento, llegando incluso a el nueve por ciento, tal y como los tiene China hoy en día.

Deberíamos poder generar así el poco más de millón y medio de empleos que se requieren anualmente en el país. Hay que echarle un vistazo a las cosas que ellos están haciendo bien para hacer lo mismo acá, si queremos que nuestra águila azteca vuele tan alto como el dragón asiático,

Como nación, por los más de 20 acuerdos comerciales que tenemos, la mano de obra calificada, los excelentes recursos naturales que aún hay, las playas, montañas y selvas, así como nuestra milenaria cultura y ciudades coloniales, debemos estar dentro de las 10 mejores economías del mundo.

Lo importante es no luchar con otras naciones, sino aprender y si China en su momento atrajo inversionistas, porqué no invitar a los chinos a que inviertan más en México para que en un futuro, México invierta más en otras naciones, y así poder dar el bienestar que tanto merece nuestro país.

En tanto, sólo seremos observadores mudos de cómo el dragón venció al samurái y va ahora por el Tío Sam.

Si ellos pudieron, ¿por qué nosotros no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: