Sportaccord Combat Games en Beijing

Rodrigo Sánchez

Por todas las vías principales de Beijing se veían pendones anunciando El Torneo. Todas las disciplinas de combate tendrían lugar en Beijing. Los mejores exponentes de box, lucha, kempo, Aikido, Judo, Sumo, Kick Boxing, Sambo, Muay Thai y por supuesto,  Wushu,  con el que se abriría el torneo que  duraría dos días. Los mejores del mundo, para clasificar, tenían que haber quedado dentro de los cinco primeros lugares en el Mundial, que precisamente fue el Torneo Olímpico de Wushu en Beijing.

Oscar Vanegas, mi amigo y atleta mexicano, quien radica en Beijing y estudia en el Capital Institute of Physical Education, me llevó a comprar mi boleto. Desde que vi la publicidad pensé: “Ojalá y sea después de mi curso y no estén carísimas las entradas”. Para mi sorpresa, el boleto era muy económico y al fin, con boleto en mano… a esperar un día para asistir a la competencia.

 

Llegado el día, desde las 6:00 a.m. ya estaba preparado. Vendría Oscar por mí, ya que los otros amigos de la Universidad de Deportes nos esperaban: Miree, una joven neozelandesa, Fernando y Pamela, chilenos, Stephen,  chino, Bryan, austriaco,  una joven canadiense, Oscar, Raúl y yo mexicanos, nos preparamos con agua y víveres que compramos dentro del mini súper que esta dentro de la universidad, que por cierto también les dio alojamiento a los competidores del evento.

Al llegar al gimnasio, frente al Gran Nido y al Cubo de Agua,  ya había mucho movimiento fuera del recinto, muchos voluntarios auxiliando a los visitantes, en la entrada un retén con un aparato de rayos X para la revisión de mochilas y bultos. No nos permitieron introducir el agua (ni modo, mi té verde… que tristeza).  Al mismo tiempo que entrábamos llegaban los camarógrafos y reporteros lo que hacia esto más interesante.

Pasando el punto de revisión nos colocaron un sticker con la imagen de la mascota del evento: una caricatura de un tigre vestido de judo, box, sumo, may thai, etc. Por supuesto yo pedí uno de wushu, aunque finalmente terminé con la espalda llena de cada una de las figurillas.

Los amigos de Wesing, la marca oficial de los artículos de protección e implementos para  wushu, y yo, nos volvíamos a encontrar, ya que estuvieron  en el curso de examinación de jueces internacionales que tomé. Además se hospedaban a unos pasos de mi “casa”  (así le llaman en China al lugar donde te hospedas), muy cerca de la Universidad de Educación Física de Beijing, así que los encontraba en todos lados. Así que llegué directamente a saludarlos y a ver los souvenirs,  pines, playeras  y equipo.

Al entrar al gimnasio, que sirvió en los Olímpicos de 2008, moderno, muy limpio y ordenado, me sentí tan nervioso como si yo mismo fuera a competir (uff). Al llegar a las gradas fue una gran sorpresa escuchar a mi compañero de habitación en el curso, mi amigo  Dominique, de Francia decir “¡Hey amigou!”. ¡Dominique es un gran tipo muy alegre y ruidoso! Después de darle un fuerte abrazo y echarnos unas carcajadas, corrí a buscar el mejor lugar  ya que estaba empezando la competencia de Nan Quan.

Inmediatamente, un hongkonés llamó mi atención. ¡Pues claro! Hejing De, nada menos que el campeón mundial en Toronto 2009 en Nan Quan. También estaban el iraní Farshad Arabi, Alfred Hsing de E.U, en Chang quan y Lu, el campeón chino.

Realmente es impresionante el nivel asiático, dejan muy claro el porqué son una potencia y los precursores de las artes marciales. Su calidad y técnica se debe a años de esfuerzo, disciplina y un equipo de profesores con una trayectoria impresionante.

China tiene la convicción de impulsar el wushu y esta actitud destaca en cada evento internacional. Actualmente los estándares de competencia son muy altos, la introducción de los nandú (grados de dificultad) han elevado el nivel competitivo y los asiáticos lo han aprovechado muy bien. Sin embargo, países cercanos como Rusia e Irán, están demostrando que pueden vencer a los chinos, hongkoneses, vietnamitas y japoneses quienes siempre calificaban y subían al podio. Con atletas como la rusa Daría Tarasova, Tatiana Ivshina, Semien, Farshad Arabi, queda claro que, en unión, atletas y equipo técnico (entrenador, nutriólogo, psicólogo, terapeuta)  pueden lograr resultados positivos y es que los rusos han logrado conjuntar un equipo bien dotado de expertos en wushu, incluyendo el invaluable apoyo de la Federación.

Regresando a la competencia en Sanda,  las finales Rusia vs. China e Irán vs. China, realmente demostraron que los deportistas tienen todo el apoyo de sus gobiernos.

Pasaron para mí las horas sin notar el tiempo por la fascinación de la experiencia. Durante el receso de tres horas fuimos a comer a un mall y regresamos a ver las finales de Vara, Espada, Sable y Tai Chi.

Excelente organización y grandiosa la participación de todos. Muchos jueces y mis profesores del curso estuvieron en el área de competencia, otros compañeros (como el ruso) llevaban  su equipo de Sanshou, el brasileño a las atletas de Chan Quan y al peleador de Sanshou quien sostuvo un fuerte round con el chino.

Esperamos que en 2012 el Panamericano de Wushu en México tenga el mismo nivel, la misma organización y apoyo para la comunidad de wushu en México. ¡ENHORABUENA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: